«

»

Innovadora intervención académica en las salas de clases busca mejorar aprendizajes

 

  • Colegio Shaddai apuesta por un mejor aprovechamiento de las horas lectivas y en definitiva, un cambio cultural con participación de toda la comunidad escolar.

 

Una intervención concreta e innovadora desde el aspecto académico se está realizando en el colegio Shaddai, a través del trabajo que el equipo directivo del establecimiento se encuentra implementando luego de una serie de jornadas de capacitación en Santiago.

Se trata de un proceso que se inició a fines del mes de junio y que continuará aterrizando en las salas de clases con una estructura de diagnóstico, intervención y evaluación o medición. “Visitamos el aula y vemos cómo se desarrolla la situación de aprendizaje de los estudiantes y hacemos un reporte al profesor, y también hacemos ese reporte a los estudiantes y a los apoderados. Queremos saber cómo están los niños aprendiendo, mejorar los tiempos de trabajo, la disciplina, evitar algunos distractores como las salidas al baño, hemos conversado con los estudiantes, hicimos incluso un video sobre la cultura escolar y como los alumnos pueden aportar como estudiantes, que tengan claro cuáles son las etapas de una clase, que tiene que tener un aprendizaje y un producto, un ticket de salida, una evaluación y en eso estamos trabajando”, comentó la directora Bélgica Ávalos.

Para llevar a cabo este cambio cultural al interior de las salas de clases es necesario ir acompañándose de la disciplina y el rigor académico como pilares fundamentales, según se explicó.

“Existe una planificación que tiene que ver con toda la gestión de aula, es decir, que se reúnan todas las condiciones para que los niños aprendan, tiene que ver con la formación, el estar sentado, evitar los distractores, la conducta para aprender, y ahí aparece SEPAS una estrategia que busca que los niños adopten conductas de respeto dentro de la sala de clases para escuchar a quien está hablando, incluso desde su disposición corporal, asintiendo con la cabeza y seguir al que habla, manteniendo la concentración”, indica la directora.

RIGOR ACADÉMICO

En cuanto al rigor académico – se explica que tiene que ver con las técnicas que tiene que desarrollar el profesor para que los niños aprendan. El monitoreo constante del aprendizaje en la sala, revisar los trabajos, hacer que ellos participen, hacer un mapa del curso ubicando en cada uno de los puestos a los estudiantes de acuerdo a sus características, de ese modo se incorpora en este mapeo los aprendizajes diferentes de algunos niños y se puede apoyar con los más aventajados que puedan ayudar en el aula. Todo eso es fundamental para que este trabajo dé los buenos resultados que se esperan.

Los profesores se encargan de preparar la clase y junto a este equipo directivo se comienzan a analizar varios factores, cuánto tiempo se demoran los niños en entrar a clases, cuánto demoran en saludar y buscar su material, a qué hora ya están listos para empezar. Cada clase tiene que tener una motivación y una retroalimentación, así como también, una evaluación al final de lo aprendido.

“Después que visitamos la clase como equipo directivo, la analizamos junto con el profesor y vamos entregando algunos tips para mejorar lo que hayamos visto que está más débil”, indica Bélgica Ávalos. Este programa se está implementando con los cursos de 3°, 4°, 5° y 6° año básico en lenguaje y matemática.